RESIDENT EVIL COMO DEBES DE JUGAR LA SAGA CORRECTAMENTE

Resident Evil es, por méritos propios, una de las franquicias más míticas de la historia de los videojuegos. Tanto es así que, a lo largo de su historia, se han lanzado al mercado más de 30 videojuegos, entre remakes, remasterizaciones y juegos secundarios. Y como sabemos que adquirir, probar y superar todas experiencias ‘survival horror’ puede ser extremadamente complicado, os dejamos con dos listados sobre el orden para jugar a Resident Evil.

 

Orden cronológico de la saga Resident Evil

  • Resident Evil 0
  • Resident Evil
  • Resident Evil 3
  • Resident Evil 2
  • Resident Evil: Code Veronica
  • Resident Evil Revelations
  • Resident Evil 4
  • Resident Evil 5
  • Resident Evil Revelations 2
  • Resident Evil 6
  • Resident Evil 7
  • Resident Evil 8

 

Resident Evil Zero (del 23 al 24 de julio de 1998)

Aunque se publicó en 2003, Resident Evil Zero es el primer videojuego cronológicamente hablando. Al menos de la línea principal, ya que hay bastantes títulos secundarios que podrían descuadrar este orden. Sigue a Rebecca Chambers, miembro del equipo Bravo del equipo de operaciones STARS. Aparecen nombres muy importantes de la franquicia, como Albert Wesker o James Marcus. Establece las bases de la historia.

 

Resident Evil (del 24 al 25 de julio de 1998)

En el mítico Resident Evil, el primer juego desarrollado, conocemos al resto del equipo Bravo si tomamos como base Resident Evil Zero. De este juego nacen algunos de los personajes más relevantes de la saga, como Chris Redfiell y Jill Valentine. Es, sin lugar a dudas, uno de los juegos más icónicos y fundamentales del género. Un histórico.

 

Resident Evil 3 (del 26 al 28 de septiembre de 1998)

Como podréis comprobar, el tiempo que separa a unos juegos de otros no es especialmente amplio. Al menos durante los primeros títulos. En cierto modo, muchos eventos son simultáneos y/o vienen de los anteriores, estableciendo una cronología bastante cerrada. Si queréis seguir el orden de estos acontecimientos, el siguiente videojuego de la lista sería otro icónico: Resident Evil 3, el cual tiene lugar un par de meses después de Resident Evil y Resident Evil Zero.

En la tercera entrega recuperamos al personaje de Jill Valentine. Como tal, es uno de los más conocidos y populares, pues presenta a villanos tan icónicos como Nemesis. Aquí empezamos a desgranar nuevos detalles sobre Umbrella y entendemos parte de la magnitud de sus experimentos. De hecho, descubrimos que todo lo que ocurre forma parte de una operación de seguimiento en la que quieren descubrir qué pasaría si sus zombis se enfrentan a gente armada.

El remake, al igual que el remake de Resident Evil 2 u otros juegos, nos aportan nuevos detalles y líneas narrativas, aunque respetan gran parte del lore original.

 

Resident Evil 2 (del 29 al 30 de septiembre de 1998)

Estrictamente hablando, es casi simultáneo a Resident Evil 3. De hecho, a veces se invierte el orden. En cualquier caso, en él, Claire Redfield, otro personaje muy emblemático de la franquicia, nos revela que está intentando encontrar a su Chris Redfield, a quien ya conocimos en entregas anteriores. Aquí la cosa se complica todavía más.

Si Resident Evil ya era confuso, con Resident Evil 2 va a peor -en el buen sentido-. Leon S. Kennedy, protagonista del cuarto videojuego, y Ada Wong, otro nombre muy importante en la cronología de RE, se suman a la ecuación junto con el origen del G-Virus, la relevancia del T-Virus y la capacidad de mutación y evolución de estos mismos.

 

Resident Evil: Code Veronica (diciembre 1998)

Llegados a este punto, ya nos empezamos a saltar algunos videojuegos relativamente relevantes. Por ejemplo, antes del Code Veronica podríamos jugar a Resident Evil Survivor, pero su importancia es menor. Es por eso que pasamos a otro clásico. Aquí recuperamos la historia de RE 2 y a Claire Redfiel, quien es capturada por Umbrella mientras busca a su hermano.

Entra en escena, por lo tanto, Chris, quien adquiere todavía más protagonismo en la linealidad de la saga. Se revelan algunos de los tejemanejes de Wesker, uno de los antagonistas con más carisma de Resident Evil, quien se convierte en un problema todavía mayor.

 

Resident Evil 4 (primera mitad de 2004)

Para muchos, el juego que les inició en la saga. Resident Evil 4 tiene un hueco especial en la memoria de muchos jugadores, siendo el que comenzó el cambio -para muchos, negativo- de la franquicia. Aquí, la desarrolladora dejó a un gran lado los gajes del survival horror en favor de la acción. El cambio no fue total y, ciertamente, el resultado final fue más que notable.

Resident Evil es un verdadero juegazo y Leon S. Kennedy se convirtió en uno de los mejores protagonistas de la saga. Su trama de rescate, la ambientación, su peculiar doblaje (los enemigos, sobre todo), etc. lo convirtieron en todo un fenómeno de habla hispana, aunque en general funcionó muy bien a nivel mundial.

 

Resident Evil Revelations (segunda mitad de 2004)

Spin-off que transcurre muy poco después de Resident Evil 4. Siendo sincero, no tuvo mucho impacto, y pasó algo más desapercibido. Eso sí, nos permitió profundizar en la relación entre Jill Valentine y Chris Redfiell, dos personajes que siempre han tenido mucho que ver con el otro.

 

Resident Evil 5 (2009)

Para muchos, el origen de la decadencia de Resident Evil hasta su renacimiento. Aquí ya se apostó completamente por un juego de acción, lo cual no terminó de gustar. La historia nos sitúa en un país africano ficticio y nos invita a descubrir las investigaciones de Chris Redfield y Sheva Alomar. El virus se sigue extendiendo mientras evoluciona, lo cual ocasiona muchos problemas en todas partes.

 

Resident Evil Revelations 2 (2011)

Secuela del spin-off de 20120. Muchos sintieron que se estaba alargando el chicle. La historia se complicó demasiado y, ciertamente, era difícil de seguir. Vuelve Claire Redfield, aunque en una ambientación muy posterior. Aquí han pasado 2 años desde lo acontecido en Resident Evil 5.

 

Resident Evil 6 (entre diciembre de 2012 y junio de 2013)

Para muchos, uno de los peores RE de la saga principal. Mezcla varias historias y es complejo de seguir. Aparecen clones, hijos secretos y toda una suerte de ocurrencias narrativas que, todo sea dicho, no terminaron de gustar.

 

Resident Evil 7 (octubre de 2014)

La vuelta a las andadas. Resident Evil 7, tras el batacazo de la sexta entrega, recuperó la esencia de las entregas originales y marcó el nuevo camino a seguir. Tras este, los remakes de los juegos originales y la octava entrega adoptaron un aire mucho más oscurantista en donde el miedo y el terror volvían a ser protagonistas.

Es uno de los más sencillos de seguir, pues nos presenta a un personaje bastante nuevo: Ethan Winters, un hombre que ha partido en busca de su mujer desaparecida. Para su desgracia, descubre que Mia, su esposa, no era quien decía ser, lo que le termina involucrando en los tejemanejes de Umbrella. El final, por cierto, conecta magníficamente con la línea original mediante Chris Redfield, aunque no os diremos cómo.

 

Resident Evil Village (del 8 al 10 de febrero de 2021)

 

También llamado Resident Evil 8. Se desarrolla cuatro años después de Resident Evil 7 y vuelve a presentarnos a Ethan como protagonista. Nos explica cuál es la toma de decisiones canónica de la entrega anterior al hablarnos de Mia, su esposa, y su hija Rose. Por desgracia, algo ocurre, ya que la mujer es asesinada por el hombre que la salvó, mientras que Tose es secuestrada. Empieza, pues, una enrevesada trama de intereses cruzados y secretos en los que la familia tiene mucho qué decir, pero poco que hacer…

Deja un comentario

Contacta por WhatsApp
Anuncio
X